Curiosidades legales: la querella catalana

Se llama así en argot judicial a la querella criminal que se interpone para paralizar otro procedimiento judicial.

 

El supuesto de partida es el siguiente: como consecuencia de relaciones contractuales una persona llamémosla A procede a reclamar judicialmente a la otra, llamémosla B, el cumplimiento de sus obligaciones derivadas de dicho contrato.
Como la mejor defensa es un buen ataque, B procede a interponer una querella criminal contra A por algún motivo relacionado con dicho contrato.
La Ley de Enjuiciamiento Civil en su artículo 40  establece la llamada prejudicialidad penal por la que el juzgado de lo civil que lleva la reclamación de A contra B acuerda la suspensión del procedimiento ante el riesgo de que el otro Juzgado, el criminal, resuelva o determine los hechos de forma diferente, teniendo esa causa criminal una influencia decisiva en la resolución sobre el asunto civil. Se prima al Juzgado de lo Penal sobre todos los demás de otros órdenes (civil, mercantil, laboral o contencioso administrativo).
De esta manera B consigue paralizar temporalmente el procedimiento instado contra él por A y a su vez obliga a A a sufrir la pena del banquillo.
Obviamente se trata de una práctica muy vilipendiada, pero que se sigue viendo.
¿Por qué se llama catalana?
Al parecer, su origen está en un pleito entre comerciantes catalanes y genoveses en que los segundos reclamaron a los primeros y estos interpusieron una querella criminal contra aquellos.
Desde entonces es conocida así esta práctica abusiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>